trumpspeech_hdv_0

‘La oración hace milagros y la oración salva vidas’: Trump cita el poder de la oración y anuncia protecciones de conciencia

El presidente Donald Trump habla durante un evento del Día Nacional de Oración en la Casa Blanca, 2 de mayo de 2019 (Foto AP / Evan Vucci)

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence organizaron una ceremonia en Rose Garden para el Día Nacional de Oración el jueves por la mañana, y el presidente habló sobre el poder de la oración y también anunció pasos prácticos para proteger la libertad religiosa.

"La honrada tradición de oración de nuestra Nación nos ha sostenido y fortalecido nuestra confianza en que Dios continuará velando y acompañándonos en los mejores momentos y en las horas más oscuras. Que, como estadounidenses, nunca olvidemos el poder de la oración y la grandeza de nuestro Creador", declaró Trump en su día de proclamación de oración.

El presidente hizo noticia al anunciar nuevas protecciones de conciencia para los proveedores de servicios de salud religiosos para que no se vean obligados a violar sus creencias religiosas sobre el aborto.

"Hoy mismo finalizamos nuevas protecciones de los derechos de conciencia para médicos, farmacéuticos, enfermeras, maestros, estudiantes y organizaciones benéficas basadas en la fe", dijo Trump.

"Todos los ciudadanos tienen el derecho absoluto de vivir de acuerdo con las enseñanzas de su fe y las convicciones de su corazón. Esta es la base de la vida estadounidense. Para proteger esta herencia, mi Administración ha defendido con firmeza la libertad religiosa", dijo.

Y citó otras importantes acciones basadas en la fe que tomó, como trabajar para liberar a los predicadores de las amenazas del IRS que enfrentaron debido a la Enmienda Johnson, que prohíbe a los líderes religiosos hablar sobre política.

Además, explicó su apoyo a la libertad religiosa en su proclamación, diciendo: "Nuestra Nación reconoce que la libertad religiosa es un derecho natural que nos otorga nuestro Creador, no una cortesía que el gobierno nos brinda. La Primera Enmienda reconoce la libertad de religión y salvaguarda este derecho contra las infracciones del gobierno".

El presidente continuó citando el éxito de los esfuerzos de reforma de la prisión, y luego recurrió a ejemplos reales del poder de la fe para ayudar a combatir las crisis de las drogas en los Estados Unidos. Presentó a una adicta a los opiáceos en recuperación llamada Ashley Evans, quien compartió brevemente cómo la fe le ha devuelto la vida.

"Encontrar a Dios me salvó la vida. Ha sido increíble", dijo Ashley. "Ha sido un viaje, pero sin Él, no podría hacer esto... Dios ha estado conmigo en cada paso del camino y todo ha funcionado".

Ella dijo que es solo "por la gracia de Dios" que ahora está libre. Y también agradeció a su trabajadora de salud conductual, Angie Dennis, a quien Trump también llamó al podio.

Angie explicó que ayudó a Ashley compartiendo con ella: "El mayor honor que pude tener fue transmitirle a Ashley que es una relación con Jesús, no es una religión o un montón de reglas. Es solo una relación personal. Y si confías en Él y haces tú parte, luego confías en Él y pides ayuda para el resto. Él abrirá puertas que nadie puede cerrar".

Mientras les agradecía por compartir su historia, Trump declaró: "La oración hace milagros y la oración salva vidas".

El presidente continuó citando el versículo de Isaías 40:31, de que aquellos que esperan en el Señor "correrán y no se cansarán, caminarán y no se desmayarán". Dijo que así es como él y el vicepresidente Pence han sobrevivido dos años difíciles en la Casa Blanca.

"Hoy oramos por Estados Unidos", dijo Pence en algunos comentarios preparados. "Y mientras oramos, oremos con confianza, como se inscribió en esas antiguas palabras hace milenios, que, si su pueblo, que es llamado por su nombre, se humillará y orará, que hará lo que siempre ha hecho y la historia narrada de esta nación: Él escuchará del cielo y sanará esta tierra, esta única nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos".

Para concluir, el presidente Trump dijo: "Una vez más, depositamos nuestras esperanzas en las manos de nuestro Creador".

Más tarde, la pastora Paula White hizo la oración final, hablando la palabra de Dios sobre el presidente Trump, citando el Salmo 139: 16 que Dios ha ordenado cada uno de sus días. También declaró que la Casa Blanca era tierra santa y se lanzó a la guerra espiritual, pidiéndole a Dios que velara por el presidente y su familia.

Original Article

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment