razer-thresher-ultimate-ps4-7

¿Cuál es la mejor consola que le puedo pedir a los Reyes Magos?

¿Cuál es la mejor consola que le puedo pedir a los Reyes Magos?

A diferencia de PlayStation 4 y Xbox One, a Nintendo Switch todavía le quedan por delante bastantes años de vida, aunque no cuenta con la misma potencia gráfica que sus competidoras

Rodrigo AlonsoRodrigo AlonsoSEGUIRMadrid
Actualizado:
Guardar
Enviar noticia por correo electrónicoTu nombre *Tu correo electrónico *Su correo electrónico *

El 6 de enero es una de esas fechas que se marcan en rojo en el calendario. Durante estos días, tanto los niños como aquellos que dejaron hace tiempo de serlo, se encuentran terminando de pulir sus cartas para enviárselas cuanto antes a los Reyes Magos. Y, como cada año, se espera que uno de los productos estrella de las fiestas sean las consolas. Si se encuentra un poco perdido y no tiene del todo claro cuál pedirle a sus Majestades de Oriente, en ABC le explicamos todo lo que debe tener en cuenta para escoger.

Nintendo Switch: mucho más que una consola para niños

Mientras que PS4 y Xbox One se encuentran al final de su vida, a Switch todavía le queda un largo camino por recorrer. Mientras las actuales consolas de Sony y Microsoft llevan copando los estantes de las tiendas desde 2013, la última máquina de Nintendo no comenzó a comercializarse hasta hace algo menos de tres años. Una vida breve que, no obstante, ha dado para alcanzar los 44 millones de unidades vendidas en todo el mundo, según datos recogidos por el portal especializado VGChartz.

Uno de los principales atractivos del sistema reside en la posibilidad de emplearlo tanto en modo sobremesa, es decir, conectado a la pantalla de la televisión, como en portátil. Algo que lo convierte en una opción ideal para todos aquellos que disfrutan machacando botones en cualquier lugar, independientemente de si están haciendo un vuelo trasatlántico o recostados en el sofá de su casa. Hace unos meses, Nintendo se animaba a lanzar una revisión del dispositivo conocida como Nintendo Switch Lite. Una máquina, más económica y de dimensiones inferiores, ideada para ser empleada únicamente en modo portátil.

A pesar de que el hardware de la híbrida es muy frágil -es recomendable tenerla siempre protegida con una carcasa para evitar disgustos- tiene un marcado carácter familiar. Así lo demuestra su control parental, que permite limitar los tiempos de juego de los más pequeños. También un buen puñado de obras de calidad pensadas para todos los públicos, especialmente buenas para iniciados, como es el caso de «Mario Kart 8 Deluxe», «Yoshi's Crafted World», «Captain Toad: Treasure Tracker» o el reciente « Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020». Sin embargo, sería un error catalogar a la Switch como una consola «solo para niños».

Durante su vida, el sistema ha recibido videojuegos de todo tipo. Muchos de ellos, la mayoría, pensados para usuarios con cierta experiencia en este tipo de entretenimiento. Dentro de este grupo se encuentran « The Legend of Zelda: Breath of the Wild», « Dragon Quest XI S», « Super Mario Odyssey» o el recientísimo «Astral Chain», entre muchos otros.

El resultado, si atendemos a lo explicado, es un sistema rompedor, original a rabiar y capaz de garantizar horas y horas de diversión a cualquier tipo de usuario. A pesar de ello, Nintendo Switch sigue contando con un debe importante. Y es que la máquina no puede competir a nivel gráfico ni con PS4 ni con Xbox One. El resultado es que algunas de las obras más ambiciosas de los últimos años no figuran dentro de su catálogo («Red Dead Redemption 2», «Resident Evil 2 Remake»...). Por otra parte, el hecho de que los juegos físicos vengan en cartuchos, que aligeran los tiempos de carga pero tienen una capacidad muy inferior a los Blu-ray, da muchos quebraderos de cabeza a las desarrolladoras externas.

PlayStation 4: uno de los mejores catálogos de la historia

A pesar de que Sony ha anunciado la salida de PlayStation 5 para finales de 2020, PS4 todavía tiene mucho que ofrecer a los usuarios. Y es que la cuarta sobremesa de la empresa japonesa, ya inmersa en su séptimo año de vida, amasa uno de los catálogos de exclusivos más imponentes y completos de la historia. Si no lo creen, prueben a echar una partida a « Uncharted 4», « The Last Guardian», « Bloodborne», « God of War», « Horizon: Zero Dawn», «Judgment», «Gravity Rush 2» o « Marvel Spiderman». Una selección que, sumada a los próximos «The Last of Us 2» y «Ghost of Tsushima», hacen que el sistema se encuentre en su mejor momento.

A diferencia de Nintendo Switch, PlayStation 4 es una consola cláramente orientada a un público juvenil y adulto. Está disponible en dos modelos, uno básico, el actual Slim, y otro Pro, con mejores prestaciones. El hardware, sin embargo, no es tan bueno como el de su principal competidora, la Xbox One. La consola hace mucho ruido y se calienta en exceso. Tampoco alcanza la potencia gráfica que es capaz de ofrecer el procesador de 8 núcleos y la GPU de 6 teraflops que tiene la X, la versión superior de la consola de Microsoft. Pero, evidentemente, no sería justo resumir las bondades de un sistema a sus especificaciones técnicas.

A pesar de las limitaciones, Sony ha vuelto a llevarse la generación de calle con más de 104 millones de PS4 vendidas. Solo por detrás, en lo que a sobremesas se refiere, de la inalcanzable PlayStation 2 (155 millones). Una buena muestra de que los exclusivos, que son los que dotan de personalidad a los sistemas, importan.

Xbox One: retrocompatibilidad, potencia y Game Pass

Imagine por un momento que puede jugar a más de 100 títulos de calidad pagando, en estos momentos, un euro por los tres primeros meses. Pues bien, eso es, precisamente, lo que permite Microsoft con su servicio de Game Pass, ideado tanto para usuarios de Xbox como de PC. Dentro del abanico de obras que compone la plataforma, el usuario puede encontrar algunos de los exclusivos más ambiciosos de la empresa estadounidense, como « Forza Horizon 4», « Gears 5» o «Sea of Thieves». Pero también obras de compañías externas que llegaron hace menos de un año a los estantes de las tiendas («The Outer Worlds», «Rage 2», «Devil May Cry 5»).

Como ocurre en el caso de PS Now, la versión de este servicio ideada por Sony, en el Game Pass aparecen bastantes títulos nacidos al calor de los antiguos sistemas de Microsoft. Sin embargo, a diferencia de PS4, Xbox One es completamente retrocompatible con videojuegos de generaciones pasadas. Esto implica que si el jugador cuenta con discos de la primera Xbox o de 360, tan solo tendrá que meterlos en la máquina actual y podrá jugarlos. Actualmente, la biblioteca de retrocompatibles de la consola está compuesta por más 600 obras. No hace falta pagar ningún tipo de suscripción para sacarle provecho.

Si sumamos todo esto a la enorme potencia que atesora el hardware, cuyo modelo X es capaz de mover juegos en 4K con soltura, sobra decir que estamos ante una opción recomendable para los jugadores más exquisitos con el apartado gráfico. También para los menos fetichistas, que no sienten ningún tipo de apego por el formato físico. Donde falla la máquina, en comparación con la competencia, es en los exclusivos; algo lejos de lo que ha ofrecido Sony durante la presente generación. Veremos si la próxima Xbox Series X es capaz de darle la vuelta a la tortilla en este apartado.

ABC Original Article

Comments are closed.